domingo, 27 de mayo de 2018

LA CODOSERA y el embrollo del Castillo.





Componentes y conferenciantes de las charlas. 

LA CODOSERA “AVANZA” podía ser otro título del presente trabajo desarrollado, puesto que ayer, sábado 26 de mayo, fue un día de gran actividad en el pueblo. Desde por la mañana había actos para todos los públicos. En Chandavila, a las 11.30 horas se celebró, entre otros cultos y dentro de la Semana de Espiritualidad por la conmemoración de las apariciones de la Virgen en este paraje, la Misa de los Enfermos, a la que, como cada año, además de los fieles, asistieron cantidad de enfermos venidos desde distintos lugares de la región e incluso procedentes de Portugal, muchos de ellos asistidos por sus enfermeras o cuidadores. Otro de los actos interesantes programados para el día de ayer y para los amantes de la música, fue la exposición de acordeones, donde se expusieron algunos instrumentos procedentes de acordeonistas españoles y otros venidos desde Portugal. Interesante el acto programado para las 4 de la tarde, consistente en un recorrido por el Casco Antiguo, con paradas en los lugares más emblemáticos donde, el grupo de teatro Codotea, protagonizó algunas de sus actuaciones. Pero, por lo que a mi se refiere, os quiero hablar de la charla que se celebró en la Casa de la Cultura programada para las 11 de la mañana y a la que asistió bastante público, no mucho, pero si, unas cuantas de filas de butacas estaban llenas. 


Previamente, el alcalde Joaquín Tejeró realizó la presentación del acto y comentó algunas de las líneas que, sobre el casco antiguo, el ayuntamiento desea poner en marcha. Posteriormente tomó la palabra Juan José Mª Telo realizando un estudio muy documentado sobre los monumentos locales que se encuentran dentro del perímetro callejero del citado casco antiguo, así como también aportando soluciones muy beneficiosas para una futura mejora de su uniformidad paisajística.



El siguiente turno sobre “El Castillo y el final de la Fundación Gumiel” me tocaba desarrollarlo, por lo que he creído interesante que, dado que muchos de vosotros por no encontraros viviendo en el pueblo, no pudisteis asistir y, como guardo en el ordenador el guion de los asuntos mas importantes tratado, lo mejor es que os lo inserte y así podáis conocer y opinar sobre algo tan importante como es el Castillo y la Fundación Gumiel, con todo lo que en la actualidad se conoce.


Sobre la historia de esta fortaleza, queda aun mucha materia por descubrir, y esto es debido a que las fuentes históricas no se encuentran en España, sino que, algunas radican en Portugal y, por ello,  ha sido allí, donde hemos querido dirigirnos para tratar de encontrarlas. Al final tuvimos suerte de lo hallado en 

el Archivo Nacional de la Torre de Tombo ( Arquivo Nacional da Torre do Tombo),


Vista del conjunto de la "Torre do Tombo.

donde se guardan los documentos provenientes de la cancillería real portuguesa a partir del año 1378. Está situado en Lisboa.


            El hallazgo del primer “!1er. Foral do Marvao”, fue primordial para aclarar dudas. Según éste, los límites de su reino en el frente árabe y en esta zona llegarían hasta Asumar, Campo Maior, Ouguela, Carrión, crestas de la Sierra de San Pedro y desde ahí seguían en linea recta hasta su confluencia con el rio Tajo. La conquista a los musulmanes está fechada en el año 1160-62 por el primer rey de Portugal, Afonso Henrique. Por esto, es casi seguro que su construcción es atribuible a los Caballeros Templarios, por ser ellos a los que el rey portugués, después de conquistadas estas tierras, les encomendó su administración y protección y, cuyas primeras actividades fueron las de construir castillos e iglesias fortalezas. 

Año 1945. El castillo con el torreón sin el Santo. 

Lo que si tenemos seguro es que el castillo siempre ha estado en primera línea de fuego y situado en una encrucijada de caminos, cuando no había fronteras, el trayecto más corto entre Madrid y Lisboa,  por donde, a través del tiempo, han pasado ejércitos de diferentes nacionalidades.

                En la actualidad, el Castillo, semi derruido, es propiedad privada, una fundación benéfica, con sede en un pueblo de la Comunidad de Madrid, la Fundación Gumiel Obra Social. Por este motivo y, como dispongo de tiempo libre, al estar jubilado, no hace mucho, en uno de los viajes que hice a Madrid, decidí hacerles una visita, toda vez que a los responsables de la Fundación aquí en el pueblo nadie los conoce. Vamos, ni se les conoce ni se han mantenido conversaciones con ellos, así que pensaba visitarlos por cortesía.

Residencia El Retorno. Lo que queda. 





                Así que una mañana, acompañado por mi hermano y su mujer, nos desplazamos hasta el pueblo de Alalpardo, donde en las afueras del municipio a unos 9 kms, encontramos el letrero de la residencia “El Retorno”, propiedad de la Fundación y a su vez el lugar donde tienen ubicada su razón social. 

                Adentrados en el camino que conduce a la residencia, una arboleda nos impedía visualizarla, hasta que llegamos a un claro donde ante nosotros surgía la estructura de un edificio de ladrillo visto en un total abandono, según las fotografías que os muestro a 
Esta residencia fue abierta en el año 1977, así que, hasta fecha de hoy han pasado 41 años.


                Todo comenzó en los años de posguerra, cuando el Castillo del que hablamos era considerado un terreno donde había olivos, piedras y murallas rotas a las que ningún vecino le prestaba la más mínima atención. La propiedad de la finca estaba formada por varios huertos, olivares muy antiguos y de diferentes propietarios situados en una colina, en cuyas laderas los chavales jugábamos a moros y cristianos, además de utilizar sus pendientes como resbaladeros, resultando un juego muy divertido.



                Y ocurrió que en el pueblo se produjo un fenómeno religioso muy famoso, que hizo que hasta aquí llegaran devotos procedentes de distintos lugares de España y Portugal. Era el año 1945. Uno de estos devotos de la Virgen María, se llamaba Jenaro Lázaro Gumiel, un joven escultor imaginero, residente y con taller en Madrid, que desde el primer momento se ofreció para realizar la imagen de la Virgen Dolorosa, tal como según las niñas, a las que se le apareció en varias ocasiones, así la vieron.



                En el lugar de las apariciones, Chandavila, con mucho esfuerzo,  primero se  una capillita pero, ante el auge de devotos que con frecuencia llegaban al lugar, pronto se pensó en construir un santuario.

                Las obras comenzaron a buen ritmo cuyo importe fue costeado por los fieles, aunque, el joven escultor no abandonaba el lugar y cada vez que faltaba dinero para continuar con las obras, allí estaba él para pagar de su bolsillos las cantidades necesarias. Chandavila tenía un mecenas importante. Don Jenaro, como era conocido por los vecinos. Cada vez que venía, se alojaba en una fonda del pueblo, la de Manuel Bado, aunque por poco tiempo, toda vez que puso sus ojos en las ruinas del Castillo donde, después de comprarlo, en su interior, realizó las obras necesarias para trasladar allí su taller madrileño. Mientras que, en el Santuario, para complacer su deseo, se construyó una cripta donde, a su muerte, fuese enterrado junto a su Virgen, como él la llamaba. Además, la corporación municipal, en el año 1952 le nombró hijo adoptivo y, él, en compensación y como regalo, restauró uno de los torreones y en la cima colocó una colosal imagen de un Corazón de Jesús, con los brazos abiertos.




                Todo iba sobre ruedas hasta que recaló por aquí uno de sus amigos personales, Victorio Mirón Ovejero, un sacerdote salesiano, secularizado, que, dicen había sido su confesor, ganándose, durante las largas temporadas que aquí pasaba, la confianza del joven escultor.






                Don Jenaro pensaba en la muerte. En Chandavila ya tenía su sepultura dentro del Santuario y por eso un dia 3 de febrero del año 1977, decidió hacer una Fundación, después de haber encargado al arquitecto los planos para la construcción de un centro de artes populares donde poder estudiar los niños de La Codosera, y quiso que fuese su amigo Victorio el que velase por la construcción de las obras programadas, en caso de que, por cualquier causa, llegase su muerte. Por esto también hizo testamento nombrándolo heredero universal con la condición expresado, de acuerdo con su conciencia,



Jenaro Lázaro Gumiel.

                Esto ocurría el 3 de marzo, con tan mala suerte, que seis meses mas tarde, el escultor falleció y, dos años después, el 12 de febrero de 1979, don Victor presentaba en la delegación del Gobierno de Badajoz, las modificaciones realizadas en los estatutos de la Fundación, cambiando el uso a “Asistencia en establecimientos residenciales para personas con discapacidad intelectual, enfermedad mental y drogodependencia”, y dos centros donde atenderlos, uno en La Codosera y el otro en Alalpardo (Madrid). De aquel que ante notario se comprometía bajo su conciencia a construirlo en La Codosera, nunca más se supo, sin embargo, el de Madrid si que se construyó y la residencia El Retorno abría sus puertas al público el 31 de Enero de 1979 acogiéndose a los subvenciones que el Ministerio de Asuntos Sociales le aportaba, unos 500.000 euros por año.






Una vez narrados estos hechos, entendemos que ya tenemos un concepto claro de lo ocurrido y aquí estamos, pero con novedades.






Efectivamente, en estos años pasados en España también han sucedido acontecimientos y de todos es conocido que hemos pasado una crisis importante, pues bien, a la Residencia El Retorno, hace cinco años, en el 2013 la crisis también les llegó. La Fundación vivía principalmente de las subvenciones que el Ministerio de Asuntos Sociales les aportaba, cantidades importantes para mantener a los 15 o 20 ancianos recogidos y algún que otro indigente, entre 400. Y 500.000 éuros por año, que finalmente les han sido retiradas. En bancarrota total y sin atender los compromisos contraídos, entendemos que se han visto obligados a dar por extinguida la Fundación. Y es cierto, aquí pueden analizar el certificado del Ministerio de Justicia certificando que la Fundación Gumiel ya no existe.

--------------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------------------------------------





¿Qué hacer entonces?: Este caso está regulado por ley. Cuando una Fundación se extingue, como es este caso, los flecos que de la misma queden resultante, serán sus herederos aquellas personas o entidades cuyos nombres el Fundador haya nombrado en el documento de Constitucion de la fundación como beneficiarios. Por tanto, la duda no existe. Don Jenaro, ante notario, quedó escrito bien claro, que su patrimonio serviría para construir un centro de formación para niños en el pueblo de La Codosera. Por tanto, es el ayuntamiento de La Codosera, y me consta que el alcalde ha retomado este asunto y se encuentra muy interesado en recuperar el Castillo, quien, en contacto con los servicios jurídicos de la Diputación Provincial de Badajoz, es el valedor de solicitar en justicia lo que proceda. Y ahí estamos. El castillo, ahora mismo es tierra de nadie, porque sus propietarios no existen y ese tema hay que solucionarlo y nadie mejor que el pueblo para luchar por recuperar algo tan importante y querido como es nuestro principal monumento. Parece algo imposible, pero, tal como están las cosas, puede que el final esté cerca y que nos llegue la hora en la cual el pueblo pueda disfrutar de unas instalaciones históricas donde desarrollar actividades culturales para el disfrute de los que aquí estamos y de las generaciones que nos precedan. Y nada más, darnos las gracias a todos nuevamente por vuestra presencia y espero no haberles cansado con mis palabras. 

Saludos cordiales y buenas tardes”.



Aqui os dejo dos enlaces del reportaje que publico el periódico EL PAIS en el año 2012.

Posted on June 21, 2012 by cext

A las afueras de Madrid se encuentra “El Retorno” una residencia que acoge temporalmente a emigrantes retornados y niños de la guerra sin recursos, en el municipio madrileño de Alalpardo. Y que por falta de financiación están a la espera de ser desalojados, pero el problema principal, es que nadie sabe a dónde irán.




Ni la directora del centro, ni el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, encargado de gestionar el acceso a la residencia y su traspaso luego a centros de la comunidad de la que son originarios. La situación es crítica, ya que los recursos se han agotado y no pueden pagar ni a la empresa que gestiona el catering del centro, según las palabras de Consuelo Gala, directora de El Retorno y vicepresidenta de la Fundación Gumiel, a la que pertenece el centro.
19 mayores que esperan un nuevo hogar, ya que con la subvención de este año del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, la Fundación no podrá hacer frente a los gastos. El centro necesita unos 440.000 euros y el ministerio les facilita 250.000. La Fundación se sostiene con esta ayuda, que se integra dentro del presupuesto de la Dirección General de Migraciones.
Los requisitos para entrar en el retorno eran superar los 65, ser español, valerse por si mismo y no tener recursos. Lo bueno del centro es la independencia que daba a sus mayores, ya que situado a unos 12 minutos de Alalpardo, al noreste de la región, les da plena libertad de movimiento: Uno de ellos asiste cada semana a las clases del programa para mayores de la Universidad Autónoma de Madrid; otras se acerca a Algete para comprar algunos caprichos con el dinero que les sobra de la pensión, una vez pagada la cuota del centro.
Esperemos que la situación se solucione lo antes posible y que los mayores encuentren el hogar que merecen, desde CEXT les dejamos el video que hicimos hace unos años en la residencia “El Retorno”:


Es interesante estudiar las imágenes de los dos videos, para hacernos una idea de las instalaciones tan estupendas  que la Fundación Gumiel tenía en Madrid y verle las caras por primera vez,  a los directores del centro:


http://www.youtube.com/watch?v=5WkWEuRNvZ4&feature=relmfu


miércoles, 25 de abril de 2018

LA CODOSERA Y SUS TRADICIONES.







LA CODOSERA. "No hay mal, que cien años dure", decian los antiguos, y mucha razón tenian. Hoy os muestro una fotografía de la fachada de la parroquia, majestuosa, con su espadaña, sus paredes blancas y sus heridas curadas, reflejadas en parte de los pilares de granito que antaño sujetaron una torre fortaleza y campanario, de origen templaria y posteriormente sustituida ésta por la actual espadaña, desde donde, sus sólidas campanas han anunciado al vecindarios cada uno de los acontecimientos importantes ocurridos en el pueblo.Con sus tañidos nos hemos enterado puntualmente de la muerte de cualquier vecino y de las horas del entierro, de los minutos que faltaban para asistir a procesiones, misas o novenas. Con el repique de campanas, han anunciado durante siglos, cada una de las bodas que en el templo se han celebrado. Las trajedias, que en el pueblo las hubo, o tambien, avisaron al vecindario pidiendo ayuda para que, con su esfuerzo, apagasen el fuego, como fue el caso de la Fábrica, cuando las llamas consumían la estructura del edificio. Estos y otros toques, son conocidos por la vecindad y de todos ellos , ha habido uno que durante seis años las campanas mudas han estado, sin poder darle al pueblo la buena nueva anunciando el !Aleluya!, por la Resurrección de Cristo.

Pero como en la vida misma, el castigo ha llegado a su fin y nuevamente suenan "Campanas de Gloria", nunca mejor dicho. En las conversaciones que en los últimos dias se han mantenido con el cura parroco, don Antonio y, gracias a la presión ejercida por los medios de comunicación, el próximo año, el Sábado de Gloria, a las doce de la noche, las puertas del templo se abriran de nuevo para que el pueblo pueda asistir a la Misa de la Pascua de Resurrección como, desde hace cientos de años, nunca anteriormente se habia interrumpido. Es el deseo de las partes implicadas en este acto, puesto que dicha Liturgia Pascual implica la celebración de la Fiesta de los Campanillos, tener un encuentro conjunto para que este acontecimiento, que es de todos, vecinos y forasteros, se desarrolle en las mejores condiciones, para el bien del pueblo, de su progreso y de la Iglesia, donde la conexión con sus fieles, en un clima de enemistad, es algo ajeno totalmente contrario al espíritu cristiano.




domingo, 22 de abril de 2018

"Cartas al Director" Diario Hoy., fecha hoy.


LA CODOSERA. Cartas al Diario Hoy, de fecha hoy.

Parece que los ánimos ya estan calmados y las aguas tienden a ocupar su cauce normal. Eso es bueno para la buena convivencia de un pueblo que trabaja, se divierte, reza y vive. Todos hemos de tener cuidado con nuestras manifestaciones para no herir los sentimientos a la colectividad de vecinos, como en este caso se trata. Este asunto no ha sido cuestión de personas, ha sido un problema de querer suprimir derechos consolidados a todo un pueblo, a los que van a Misa los domingos y a los que solo van, igual, cuando fallecen, Todos van a la iglesia, y así se ha visto en el video que por las redes circula, donde tocando campanillos, van madres con niños de la mano y hasta con el carrito del bebé, abuelos, padres, jovenes y hasta cojos con muletas, naturalmente que los que van al botellón tambien van. Es que va todo el pueblo.Y seguro que tambien los que no creen en Dios.




Carta publicada en el diario Hoy con fecha hoy.

De todos estos actos, efectivamente, de este dolor que han tenido que soportar los perdedores, se han hecho eco los medios de comunicación recientemente.

Y no creo que venga a cuento, cuando estamos pidiendo conciliarnos los unos con los otros, decir que al cura párroco lo desalojaron del altar y le impidieron seguir con la liturgia. No creo que asi fuese y el mismo se lo manifestó el otro dia al alcalde, al preguntarle éste, el porque ha decidido suprimir la Liturgia, contestándole que se asustó al oir el ruido que los campanillos formaban y se sintio enfermo. Si tu no quieres, nadie te obliga. A ver, que digan quien fue la persona que lo desalojó. Lo ocurrido, entiendo que la causa pudiera ser otra. En la imagen que os inserto se ve perfectamente que fue lo que pudo suceder. Una falta de previsión, de organización, fue el motivo que hizo que en el templo entrase mas gente de la cuenta y eso solo la culpa la tienen los responsables, no los campanilleros, no la gente buena del pueblo. Pero en fin, no creo que sea bueno hablar del pasado, del dolor sufrido. Hay que tapar heridas, coserlas, y caminar juntos, el párroco y sus fieles, que son todos los vecinos, no lo olvidemos, porque el pueblo entiende que el párroco es una persona adulta y responsable, capaz de decidir por el mismo, sin ayuda de nadie. Porque aquí hay personas que deciden según su criterio, sobre creencias y especulaciones nada ciertas.

Ahora debe de ser la hora del diálogo, de hablar y de convencer, no de vencer, y lograr, dentro de esa convivencia de hermandad, que a nuestro pueblo se le conozca por todo lo bueno que tenemos y no hablar mal ni de la gente ni del pueblo en general, eso que lo hagan los de fuera, no los que aqui presumimos de haber nacido, y la fiesta de los Campanillos es una mas, muy importante, basada en la religión e inseparable de la misma. Los campanillos se tocan por que Cristo resucita, y eso es grande para la Iglesia, y que, si separamos la Liturgia de la misma, el fin principal pierde efectividad. El entrar en la parroquia durante la celebracion de la Liturgia Pascual, es lo que hay que debatir para que todos queden satisfechos. ya que soluciones existen. Se puede dialogar de como, limitar el número de campanilleros, o tambien, otra opción, que entren todos por la puerta principal pero sin llegar al altar y salir por la puerta pequeña del lateral, y en fin, definiciones hay las.





La Codosera. El Aleluya.

jueves, 19 de abril de 2018

El río Gevora y su nacimiento.

RÍO GÉVORA, portugués y español



Rio Xévora. Monte Sete

              A los habitantes de La Codosera, en nuestra etapa escolar, no nos explicaron adecuadamente la clase de Rio tan importante teníamos, el cual cruza en su recorrido el término municipal, de oeste a este. Nuestros educadores se limitaban a describir el texto muy limitado que, sobre el mismo, los libros explicaban. Nos decían que "irrumpe en España por el caserio de La Rabaza..... " y poco más. 


Cascada Monte Sete

                   Han tenido que transcurrir un montón de años para que, el conocimiento del mismo, en su parte alta, allá en las montañas portuguesas, podamos conocerlo con exactitud. 


En rojo, territorios portugueses. 

                    Gracias a las fuentes de la historia, consultados los archivos portugueses, conocemos que el curso del mismo, desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Guadiana, eran dominios portugueses y que, por el Tratado de Alcañices, en el año 1297, el tramo que discurre desde su entrada, en España, por el Pego de La Rabaza, hasta pasado Carrión, sirvió de moneda de cambio entre los dos Reinos para fijar la frontera entre ambos paises, perdiendo los portugueses la parte más rica del valle del Gévora tal como lo conocemos en la actualidad, aunque ganaron otras, entre ellas,  Olivenza o Campomaior. 


Fuente en Sao Juliao.


         El Xévora, nombre de pila original, en territorio español pasó a llamarse Gévora. Algunos libros de texto indicaban que sus aguas procedían de la Sierra de Sao Mamede, con lo grande que es dicha Sierra, como para localizarlo. También indicaban que irrumpe bravo, y que en tierras codoseranas se vuelve manso.


Paraje del Xévora.

               Naturalmente que, de su bravura conocen mucho los habitantes codoseranos. 


Rio Xévora a su paso por Casas Novas

El vaso de su cuenca es tan extensa, y las pendientes tan inclinadas que, en épocas de lluvias, sus aguas torrenciales llegaban a las vegas locales arrasando cultivos e inundando casas y cortijos. 


"O olhos da Agua" Xévora.


             El paisaje de montaña que surge nada mas entrar en tierras portuguesas, aporta imágenes maravillosas en el transcurso del mismo. Desde su nacimiento hasta entrar en territorio español, la corriente fluvial ha ido surcando el camino, serpenteando entre la naturaleza y creando vida y belleza a lo largo del recorrido. 


Cascada de Cabroeira


       Su nacimiento es explosivo. Un  chorro de agua maravilloso sobre una laguna, en Monte Sete, lo hacen inconfundible. 



Monte Sete. Xévora

                 A lo largo de su recorrido las cascadas se suceden, además de recibir el caudal de sus afluentes, donde tambien los saltos y torrentes se suceden. 


Valle de los Cerezos, junto al Xévora.

                    Los habitantes de estas tierras de A Raia portuguesa, como Sao Juliao y otros caserios, han sabido aprovechar sus aguas y crear riqueza, como el Valle de los Cerezos o multitud de frutales, castaños, manzanos, etc., asentados a la vera de la ribera. 


Puente sobre el Xévora

                  Con el fenómeno turístico en ambos paises, una cuenca donde las fuentes fluyen por doquier, en época de calor, cuando llega el personal de vacaciones, sus aguas merman, aquí y allá, sin que el río pueda remediarlo. La pena es que en invierno su inmenso caudal se pierde aguas abajo sin que nadie lo remedie. Si miramos nuestro entorno, los pueblos que nos circundan, todos tienen su pantano, que les da seguridad de abastecimiento en el periodo veraniego. Pero aqui las cosas son de otra manera y es lo que hay. 


El Gévora a su paso por La Codosera. 

domingo, 8 de abril de 2018

LA CODOSERA Y LOS CAMPANILLOS.



Los campanillos suenan en la plaza


LA CODOSERA, Fiesta de interés turístico de Extremadura

           
            A la vista de como se están desarrollando los acontecimientos en nuestra Comunidad extremeña, donde las autoridades consideran muy importante el desarrollo del sector turístico,  lo mejor para La Codosera sería comenzar a trabajar para lograr que la  “Fiesta del Aleluya",  sea considerada de Interés Turístico Regional,  toda vez que, estudiando las normas que se exigen por la Junta de Extremadura para su concesión, obtener esta calificación para la población solo traería beneficios.
 
Las fiestas de interés turístico de Extremadura son un conjunto de certámenes, fiestas o acontecimientos que ofrecen una especial relevancia desde el punto de vista cultural, tradicional y turístico. Todas las fiestas que comprenden están reguladas por el Decreto 152/1997 de 22 de diciembre de la Junta de Extremadura (España). Los requisitos para la obtención de dicho reconocimiento son la originalidad en la celebración, que posean un valor cultural, gastronómico o ambiental, además de una antigüedad mínima de 10 años. También requiere la capacidad para atraer visitantes de fuera de Extremadura así como que se trate de una celebración periódica”.



Campanilleros recorriendo las calles a media noche.

Originalidad. Sin duda, toda vez que es la única fiesta que se conoce en Extremadura, donde participa una parte muy importante de vecinos, a los que se suman emigrantes y turistas llegados desde diferentes puntos de España y algunos del extranjero.





Cultural. Por supuesto. Ligada con la Semana Santa, entronca con la vida y pasión de Cristo, siendo un exponente de júbilo por la Resurrección del Señor.




La cofradia de la Virgen de la Aurora.




Gastronómico. También. El correr el aleluya es la antesala del “Domingo del Bollo”, tambien llamado bollo de Pascua, un rico manjar que es costumbre degustar por propios y forasteros, bien con salidas al campo en pandillas o en los diferentes restaurantes de la localidad.




Impresionantes pasos procesionales

Ambiental. A rabiar. Seguramene que en toda Extremadura no se encuentre una fiesta donde el ambiente sea más espectacular. Son cientos de cencerros y campanillos, con esquilas, los que, en la celebración de la fiesta, la cual comienza con el repique de campanas que desde la Iglesia anuncian el Gloria a Dios,durante la celebración litúrgica de la Misa Pascual, con el canto del Aleluya, hasta bien entrada la noche. Cientos de niños, jóvenes y mayores, los que recorren cada calle, rincón, plaza o travesía, sin dejar de tocar los campanillos, además de hacer su entrada en bares y locales, allá donde sus moradores se lo permiten, para contagiar su alegría al resto del público asistente.


Casa rural en La Codosera. 


                       Antigüedad. Esta esta una fiesta cuya antigüedad data desde tiempos inmemoriales. Por tanto, sobrepasa los diez años exigidos para su concesión. La Región extremeña posee seis fiestas reconocidas de Interés Turístico Internacional; otras ocho celebraciones con el distintivo nacional, y una treintena que han sido valoradas de interés regional.




Grupo de turistas en La Codosera. 

                    Los beneficios para la población, en caso de lograr la calificación solicitada, no se harian de esperar. Con la publicidad a realizar por parte de la Junta de Extremadura, que es uno de sus fines principales, los ecos de lo bueno que aqui tenemos, se extenderian por toda la región y fuera de nuestras fronteras, con el consiguiente aumento del numero de turistas que 
cada vez mas nos visitarían. 

                 Además, otro tema muy interesante es que, procede referir que, la normativa sectorial, en particular la Ley 2/2011, de 31 de enero, de desarrollo y modernización del turismo de Extremadura, establece que, la Junta de Extremadura podrá establecer líneas de ayudas e impulsar el otorgamiento de subvenciones dirigidas a la modernización y mejora de la calidad, accesibilidad y sostenibilidad, entre otros, de las actividades turísticas, tal como habrá de ser el caso en La Codosera. 



Zona de bares en La Codosera. 


                   Para lograr este objetivo, es importante la unión y colaboración del pueblo en general. Juntos y a la cabeza, nuestro alcalde con su equipo de gobierno y por otro lado, el cura párroco. También hay que contar con el personal de Protección Civil, indispensables para organizar a los campanilleros. Sin organización no hay fiesta que valga,y ellos poseen una gran experiencia con la labor que hacen, demostrado en la Fiesta de Chandavila con el aparcamiento de coches. Pues aquí lo mismo, cada persona que porte campanillos se ha de atener a unas normas en caso de que desee pasar al interior de la Parroquia. 




Ambiente de copas en La Codosera

                Lo mejor de todo, que las enemistades terminen, que nos podamos decir adios por la calle y nos miremos de frente, que el párroco vuelva a ser una persona dialogante y colaboradora, que no se digan de el disparates y en fin, que la cosa no es para tanto, voluntad, tolerancia y paz, es lo que ha de ser el futuro del pueblo y seguro que, de esta forma, dejaremos de salir en los telediarios, que salgamos si, pero no por pelearnos. A ver si lo conseguimos.