lunes, 27 de abril de 2015

LA FIESTA DE "LOS MAYOS"

LA FIESTA DE " LOS MAYOS".



¿Que es eso de "Los Mayos"


                              La Festividad de los Mayos, también conocida como Los Mayos, es una fiesta popular de orígenes ancestrales que se celebra cada primavera en La Codosera el día primero del mes de Mayo.


                           Los “mayos”, son peleles confeccionado por los vecinos, a tamaño natural, utilizando ropa usada y rellenos con paja o cualquier otro material que los mantengan erguidos, los cuales protagonizan escenas satíricas y burlonas de muy diversa índole. Ese día, algunas calles del pueblo quedan invadidas por dichos muñecos de trapo caricaturizando temas o acontecimientos dispares en torno a profesiones, políticos o personajes famosos. 


                    En la actualidad y como atractivo turístico el Ayuntamiento de la localidad organiza un concurso dotado con diferentes premios.




Pero habrá viajeros que se preguntarán que de donde viene la celebración de esta fiesta. 



                  Efectivamente, la festividad ha ido derivando y en la actualidad se parece muy poco a como era la celebración hace algunas décadas.




                     Es una fiesta pagana y por tanto, como otras muchas, no contaba con las bendiciones de la iglesia. No olvidemos que en España existía una censura para todo lo público. Sus orígenes son remotos y existen diversas versiones. La creencia popular la atribuye a la época de los romanos en honor de la llegada de la primavera y del nacimiento de las primeras flores del año.



                     Durante la época posterior a la Guerra Civil española, la fiesta nunca dejo de celebrarse, aunque no contaron con el beneplácito de autoridades civiles o religiosas.



                  Aquella mañana, los más atrevidos y siempre algunos vecinos, más bien pocos, de los que vivían en las barriadas, abrían las puertas de su casa y sacaban a la calle los peleles que habían confeccionado con tanto interés y misterio la noche anterior. Un par de butacas o en sillas, una mesa y a esperar que pasaba.  


Barrio de San Miguel donde siempre hubo Mayos en las puertas.

                Los muñecos siempre eran la representación de un hombre y una mujer en plan jocoso, si no, no existía la gracia. El hombre con traje de pana, de los que en cada casa no faltaba uno en mal estado, la cara pintada y sin que le faltara el sombrero o la gorra, de los que había por la vivienda.


La Codosera celebrando sus tradiciones.


                 El hombre sentado en la butaca, espaturrao con la bragueta abierta y una mazorca seca de maíz entre las piernas, con algún que otro aditivo. La mujer habría de ser rellenita, hermosa, con buena delantera, en estado sano, la falda arremangada, enseñando las piernas y junto a su hombre esperaban la reacción risueña de los espectadores que pasaran delante de ellos. 


La Codosera.

                     Aquel día, casi en silencio para no alborotar mucho al pueblo, la expectación de los vecinos era general. Sabían por años anteriores que los muñecos no faltarían para continuar con la tradición de sacarlos a la calle y,  casi con miedo por lo que pudiera ocurrir, algunos pocos iban hasta los barrios para  verlos, sobre todo por la chiquillería, comenzando acto seguido extenderse el run run boca a boca explicando donde estaban, como eran y quienes los habían hecho. 


La Codosera es un pueblo divertido, como se ve en sus carteles

                   Suponemos que el alcalde también sería informado por los municipales y esperaría la opinión del cura para ver que es que lo procedía. No olvidemos que en los años sesenta un municipal de Cáceres mando retirar al propietario del escaparate de una librería una lámina en color del famoso cuadro de Goya “La maja desnuda”. 


 Aquí lo que solía ocurrir,  es que el alcalde no se daba por enterado y esperaba que el día terminara cuanto antes para no crear alborotos.