domingo, 23 de diciembre de 2012

Expresiones extremeñas



Voy a reproducir aquí (y perdón de antemano si no cito a sus autores por obvios motivos de espacio) algunos de esos ‘tuits’ que llamaron mi atención. Todos con el pie forzado de ‘no eres extremeño si…’ Por ejemplo:

- No eres extremeño si no utilizas ‘bicho’ y ‘cacharro’ como sinónimo de cualquier objeto.

- Si no utilizas, por supuesto, los diminutivos terminados en ino: chiquinino, guapino, gatino…

- Si no has llevado a alguien de fuera de Extremadura a cazar gamusinos.

- No eres extremeño si no sabes lo que es la ‘manteca colorá’, la ‘cachuela’ la ‘patatera’ o en qué consiste una ‘pitera’.

-No eres extremeño, si no te suena más familiar la pronunciación ‘Badahó’ que Badajoz.

-Si no dices alguna vez ‘acho’ o ‘chacho’.

-Si no llamas ‘calzonas’ a los pantalones cortos.

-Si no has soltado alguna vez un: «Olé tus guevos »

- No eres extremeño si habiendo nacido en algún pueblo de las vegas del Guadiana, por ejemplo, no alargas la última palabra: «¿Eres de Don Benitoooooooo?».

- No eres extremeño si no entiendes cuando tu abuela dice: «Velahile» y ‘Velahí».

- O si cuando ves a alguien caerse no exclamas: «Cacho ‘ostia’ que ha metío el bicho».

- No eres extremeño si no te has parado a pensar que la ‘s’ de Cáceres sobra, "soy de Cacere".

- Está claro que el habla nos define. Más de un tuitero coincide en señalar que no eres extremeño si no has utilizado o has oído alguna vez expresiones como ‘arrecío’, ‘arrejuntarse’, ‘arrepío’.

- Si no dices ‘caer’ algo en vez de tirarlo; ‘quedar’ por dejar o ‘entrar’ por meter.

- No eres extremeño si no has dicho ‘añurgarse’ en lugar de atragantarse.

- Si no sabes lo que es «ser un modorro perdío».

- Si no has jugado a los ‘bolindres’ en vez de a las canicas.

- O si no has utilizado nunca la unidad de medida «mijina».

- No eres extremeño si no te has pegado una ‘tupa’ de algo.

- Si alguna vez no te ha dicho tu abuela: «¡Métete los jarapales por dentro que vas hecho un farraguas!».

- Si ‘dejas’ las llaves en casa y no las ‘quedas’.

- Si dices «he soñado» en vez de «me he soñado».

- O si nunca has hecho una matanza al grito de «¡Uñas al guarro!».

- No eres extremeño si de pequeño no has montado en los ‘coches chocones’, en vez de en los autos de choque.

- Si no sueles contestar: «¡poh tu verah!

O no sabes lo que significa ‘cagoendié’

A continuación os indico una serie de expresiones extremeñas para que las recordemos y no caigan en el olvido.