lunes, 4 de marzo de 2013

SEMANA SANTA


SEMANA SANTA
    
Procesión año 1955.
                             

                       Nuestros antepasado para conocer las fiestas más importantes que se celebran cada año, recurrían al refranero popular, cuyas sentencias nadie cuestionaba: "Tres días tiene el año que relucen más que el Sol, Jueves Santos, Corpus Cristi y La Ascensión".  Pero como solo Dios es eterno, de las tres festividades, en la actualidad, solo queda como día festivo la primera, el Jueves Santos. 



El Santo Entierro en los años sesenta.

                                  Vivimos en un mundo donde casi todo se estudia, se debate y se modifica y la Semana Santa no iba a ser menos. De esta manera hemos pasado, de tener al Jueves Santos como uno de los días más brillantes del año, a tener tres más, el Domingo de Ramos, Viernes Santos y Domingo de Resurrección y, además, al contar el pueblo uno de los santuarios marianos de peregrinación de la región más frecuentados, hemos de añadir como importante al viernes anterior de dicha semana, Viernes de Dolores, festividad de la Virgen Dolorosa de Chandavila. Con este motivo son muchos los visitantes que deciden pasar sus vacaciones en el pueblo, por lo que  que anticipan el viaje para participara en los actos religiosos que, en honor de la Virgen, se celebran en el Santuario que lleva su nombre. 


                               Sobre la Semana Santa, en el mundo industrial en el que nos encontramos, sobre todo los emigrantes, empresarios y trabajadores, han aceptado con agrado coger vacaciones  y aprovechar estos días de descanso para viajar, muchos de ellos, a sus lugares de origen y reencontrarse con familiares y amigos, coincidiendo que son fechas para disfrutar del tiempo primaveral y olvidarse de los días del invierno que termina. Aquellos que tienen la suerte de regresar al hogar paterno, disfrutan estos días visitando la despensa de los abuelos  catando los primeros embutidos de la matanza y reencontrándose con los sabores de la tierra.




Gente conocida del pueblo llevando el paso del Nazareno


                                La Codosera, al ser un pueblo que ha sufrido una emigración muy importante, en estos días festivos se viste de gala para recibirlos a todos cuantos regresan, sin escatimar en gastos. De esta manera las cofradías de los distintos pasos procesionales, procuran incorporar en cada ocasión los elementos necesarios para darle más resplandor a las imágenes procesionales con objecto que nuestros paisanos y visitantes se sientan orgullosos de  éste pueblo. En las fotografías que les muestro, pueden verse las modificaciones realizadas que, a través de los años, se aprecian en los cuatro pasos principales, el Nazareno, el Cristo, la Soledad y el Santo Entierro.
Paso del Nazareno

                              El paso del Nazareno fue adquirido en los años cuarenta, siendo párroco don Juan Antonio Galán. El Santo Entierro, sustituyendo al anterior, el cual era más pequeño y se compró hace poco tiempo, estando de párroco Diego Valle. El Cristo Crucificado, llamado Cristo de la Clemencia, es quizás la talla más importante que procesiona, y es un legado del escultor Genaro Lázaro Gumiel, al pueblo de La Codosera.  Este Cristo clavado en la Cruz, originalmente, las medidas de la cruz eran mayores, entendiendo los responsables de la Hermandad que tal como estaba había que sacarlo a la calle.



Paso del Cristo, obra de Lázaro Gumiel.



                         En una de las fotografías vemos como es llevado, tal como era, sin andas ni nada, izado por jóvenes voluntarios. Años más tarde, entendieron que transportándolo horizontalmente, en posición de reposo, apenas era visible por el público,  por lo que decidieron encarl un soporte con cuatro varales y colocarlo  en vertical. De esta forma tuvieron un nuevo problema con la red del tendido eléctrico, debido a que, en algunas calles, los cables de la luz, al estar por debajo de la altura de la Cruz, impedían que la imagen pasase por debajo, por lo que ultimamente, la solución ha sido  posicionarlo en la base inclinado.




Paso de la Virgen de la Soledad.


                            El cuarto paso es el de la Virgen de la Soledad, cuya imagen es la más antigua de todas. Desde siempre, las mujeres han sido las encargadas de llevarlo cada año con gran devoción y, como verán en otra de las fotografías, su transformación en los últimos años, con Diego Valle de párroco, ha sido significativa. 






Procesión del Cristo Crucificado  año 1956
Para los que seais del pueblo, os voy a nombrar a las personas, que aquí aparecen y,  que yo conozco: Manolo Brígido, Pedro el Barbero, Luis Miguel, Jesus el del Médico, Benito Galea, Pablo Olmo, Jesus el del Médico, Quini Solar, Tente, Moni, Manolo Solar, Mari Pepa Bueno y Tito Bolo.

                         La Semana Santa se celebra en los últimos días de la Cuaresma, cuarenta días,  un periodo de tiempo donde, tiempo atrás, la Iglesia recomendaba a los fieles ayuno y abstinencia de carne, por lo que, el pueblo llano, creó otra fiesta, a la que llamaron Carnaval, donde, durante tres días seguidos, domingo, lunes y martes, procuraban comerse toda la carne que tuviesen guardada y como, al día siguiente, miércoles de ceniza,  les auguraban días  de recogimiento y oración, acompañaron las comilonas con grandes fiestas y mejores bailes, cubriéndose la cara con caretas y disfraces para no ser reconocidos. 

                        El  Carnaval chocó siempre con la aprobación de la jerarquía eclesiástica, que no entendía el desmadre que se armaba por lo que, en España, estuvo prohibido en la época de Franco. 


Banda de Música en la Semana Santa


                         La noche del Sábado Santo, madrugada del Domingo de Resurrección, terminaban los actos. Aquella noche, los fieles iban a la Misa de Gloria y los jóvenes y gamberros se acercaban cargados con cencerros y campanillos a cumplir una tradición heredada desde antiguo, esperando a que sonaran las campanas repicando que Cristo ha resucitado para unirse al repique y formar ruido con los campanillos. 



                               Lo que no entendieron nunca los chicos de los campanillos fue la contradicción en cuanto al hecho que las campanas pudiesen repicar y a ellos no les fuese permitido sonar sus cencerros, entablándose un pleito no resuelto que ha llegado hasta nuestros días. En la época de Franco, con Agustín Costo como alcalde, a pesar de lo rígido que fue el poder municipal, con el apoyo de la Guardia Civil, cada año y a escondidas, en la oscuridad de la noche, hubo jóvenes que tocaron sus campanillos, no sin ser perseguidos por los municipales o guardias, un reto que a más de uno le costó caro, al tener que dormir aquella noche sin colchón en las dependencias de los bajos del ayuntamiento. 

                                    En los años cincuenta, durante la Misa y autorizados por el párroco,  don José Díaz Martín y por primera vez, el grueso de jóvenes armados con sus campanillos, entró en el templo y se armó la gorda. Este cura era sevillano y no conocía esta costumbre. Cuando se la explicaron le pareció una manifestación maravillosa, ya que nunca había visto a un pueblo expresarse tan alegre por la resurrección de Cristo y dijo que, sin problemas, que entraran todos. No se cabía en el templo, hasta el coro se llenó, las escaleras, cualquiera hueco estaba ocupado por los campanilleros. Como le pondrían la cabeza al buen cura que dijo que una y nunca más. Peor todavía. Cada año siguiente y por la misma fecha, el grueso del pelotón, armado con correajes cruzados al pecho con sus campanillos correspondientes, acudían a las puertas de la iglesia esperando que el portón se abriese. Expectante, esperaban que las campanas sonasen y como las puertas no se abriesen, la avalancha una y otra vez era constante. Hubo arrestos por parte de los agentes, pero como si nada. Así que fue don Angel, otro de los curas que hubo, el que los dejó entrar de nuevo, y así hasta el año pasado que se les ha vuelto a prohibir entrada. .  




Nazareno

                     Así que este año no sabemos que ocurrirá. El pulso está echado y la decisión de don Antonio, el nuevo párroco, es firme. Se conformarán los campanilleros?. Yo creo que no les queda otra. Podeis ver este enlace:

http://www.youtube.com/watch?v=BJvCUOe5ZqE