viernes, 7 de junio de 2013

Reportaje sobre el Pueblo.



 Que La Codosera es un pueblo con recursos turísticos, es ya conocido de muchos. Es cierto que dispone de una floreciente oferta gastronómica en auge, a pesar de la crisis, un paisaje espectacular, con rutas organizadas para disfrutar de la naturaleza, el agua, tan abundante, clara y trasparente surcando cauces sobre lechos de rocas, hacen que el viajero se enamore de este lugar  incorporándolo a su agenda.

 
 
Pero el pueblo también tiene otros encantos. Al ser un pueblo de frontera, tiene su historia, sus fiestas, su castillo, sus casas blancas  en calles empinadas, sus plazas arboladas, una campiña pintoresca, sus caseríos y sobre todo sus gentes que son encantadoras, humildes, acogedoras y serviciales.

 
Además de todo lo expuesto, que ya es mucho, hay que sumarle que dispone de un santuario mariano construido hace algo mas de sesenta años, a donde acuden buen número de fieles devotos de la Virgen de los Dolores.

 
 
Chandavila es un nombre que atrae a  gentes procedentes de diferentes puntos de España, Portugal y países más lejanos. Ahora que en España con la crisis que tenemos hay que modificar tantas cosas y encontrar nuevas vías que generen riqueza, bueno sería que los industriales del pueblo estudiaran las posibilidades de crear empresas para potenciar este turismo religioso, ofreciendo buenos servicios hosteleros y todo aquello  que el viajero necesite en sus desplazamientos y estancias entre nosotros.



 
Ante este auge de nuestro turismo local, los medios de comunicación, cada vez más, se hacen eco de cuanto aquí ocurre. La matanza, la caza,  el aleluya, los mayos, las piscinas naturales, el motocrós, las rutas, la semana ornitológica, el festival de música, la feria y la fiesta de Chandavila, entre otras, son, a lo largo del año, noticias de actualidad en informativos televisivos.


 
 

Ayer, un equipo de reporteros del Diario digital Hoy, llegaron para grabar un programa de televisión.



Contactaron conmigo solicitando mi colaboración,  al día siguiente de haber dado la conferencia sobre el pueblo en la Económica de Badajoz, una idea que me pareció acertada ya que de lo que se trata es de vender nuestra imagen en el exterior y, además, sin coste alguno.



Y así comenzaron a rodar desde primeras horas de la mañana en las principales calles del pueblo, en la plaza de la Fuente, la de la Iglesia, la de España, en el Castillo, en el Gévora, paraje del Molino el Duque, donde quedaron maravillados de tanta belleza como allí se respira, uno de los pocos paraísos perdidos que quedan en Extremadura.
 


La segunda parte de la grabación era conocer in situ la historia de Chandavila y obtener entrevista con alguna de las personas que presenciaron lo que allí ocurrió.

 
 
 
 
 
 
 
 

Natalia nos recibió en su casa y ante las cámaras fue narrando de viva voz sus vivencias de adolescente junto a su amiga y compañera de colegio,  Marcelina, la principal vidente. Sus recuerdos de cuando aparecieron los estigmas en Afra y la repercusión que este hecho produjo en la población al ser uno de los pocos casos ocurridos en el mundo cristiano. De la señora Dolores, la tercera de las videntes, no puede olvidar la cantidad de veces que decía haber visto a la Virgen y como en una de aquellas visiones comenzó a caminar  deprisa hacía atrás sin tropezar con la cantidad de piedras que había sobre el terreno, sin caerse, mientras que fue marcando con el talón del zapato un cuadrado perfecto de 15 x 15 mts., intuyendo que en este lugar la Virgen deseaba que se hiciera una ermita.


De espectacular calificaron las obras expuestas del escultor Lázaro Gumiel, hijo adoptivo del pueblo por la generosidad que, en vida, tuvo para con La Codosera. José Lucio fue el encargado de mencionar lo importante que, desde el principio, el trabajo que ha desarrollado la Cofradía.



 Entrevistado fue también Antonio Sama, que casualmente llegó en bicicleta y se agregó al grupo, recordando los tiempos en los cuales la banda de música a las ordenes del maestro don Luis Corpa, entre cuyos miembros estaba Javier, su padre, interpretaban el Himno a la Virgen.




El broche lo puso nuestro alcalde, don Manuel Vilés, mientras era entrevistado en las puertas del Ayuntamiento sobre la repercusión que las apariciones en Chandavila han tenido en el desarrollo local. Terminó agradeciéndoles  su presencia, reconociendo lo importante que era para la población la difusión en los medios de comunicación, sean prensa o televisión,  del nombre de La Codosera.

 
 
 
Solo nos resta poder ver las imágenes con el deseo que sean del agrado de todos.